Mayo, mes salesiano en Jun

En la Casa Salesiana María Auxiliadora de Jun, si echamos la vista atrás en este último mes de mayo, a nuestra mente vienen días inolvidables que nos hacen crecer como FAMILIA. Y es que no ha faltado la alegría y el ambiente festivo en cada momento vivido de este mes tan salesiano.

EUCARISTIA Y CONVIVENCIA

Comenzábamos mayo con la Bendición de la imagen restaurada de María Auxiliadora que preside nuestra Casa, en la Capilla del Hogar Ángel Ganivet, que es donde reside la Asociación de María Auxiliadora de la Alhambra, con un acto sencillo pero cargado de emotividad y de amor a nuestra Madre. Días después, nos adentrábamos ya en el mes y recordábamos a Domingo Savio en unas «buenas noches» y nos metíamos de lleno en el triduo a Madre Mazzarello.

También nos unimos al video de felicitación de Sor Loli y Sor Mercedes por sus bodas de plata como Hijas de María Auxiliadora. Pero la fiesta grande aun estaba por llegar. Entorno al 24 de mayo celebramos una Gymkana popular, por segundo año consecutivo, con nuestros niños y niñas y abierto también a todos los niños y niñas del pueblo. La temática elegida para este año fue de un tribu india que venía a defender la Naturaleza. ¡La participación fue numerosa! y todos disfrutamos mucho de esa divertida mañana.

GYMKANA Y DEPORTE

         No podía faltar el deporte, por lo que convocamos a antiguos menores que han pasado por nuestra Casa y con los niños y educadores participamos de una jornada deportiva de fútbol en el Pabellón de Jun, cedido por el Ayuntamiento. Al caer la tarde, celebrábamos la Eucaristía en honor a María Auxiliadora, en la Parroquia del pueblo. Oficiada por nuestro párroco Juan Carlos y acompañada del Coro María Auxiliadora de la Alhambra. Un momento especial y emotivo por la participación de todos y por el cariño y dedicación con el que se había preparado.

      El día finalizó con un aperitivo en el patio de la Casa, donde se produjo un bonito encuentro entre la Comunidad Educativa y amigos, vecinos del pueblo, antiguos menores y educadores… la alegría se hacía presente una vez más en el cante, los bailes, las charlas… todo bajo la atenta mirada de María Auxiliadora, que en un cartel presidía el patio de la Casa y que gracias a Ella nos habíamos convocado.

Chicho (Educador)